COMUNICACIONES

Inicio / Comunicaciones

ANEF RECHAZA CATEGÓRICAMENTE LOS DICHOS DEL DIRECTOR DEL INDH LOS DERECHOS HUMANOS SON INHERENTES AL SER HUMANO

  Publicado el 03 de Mayo, 2020

Los Derechos Humanos constituyen la expresión de un consenso ético universal, son inherentes a la persona humana, inalienables e irreversibles. La dignidad del ser humano, en que se funda el pensamiento y la cultura humanista, no tiene expresión en la realidad sin los Derechos Humanos; representan las bases y el sustrato esencial de la convivencia en sociedad.

Las afirmaciones de don Sergio Micco, en una entrevista al diario El Mercurio del día 2 mayo, en el orden de establecer ciertas condiciones, mediatizando el cumplimiento irrestricto de los Derechos Humanos, no habla solamente de un “pensamiento conservador”, como el mismo lo define, porque lo que hace, en definitiva, es desconocerlos. El llamado al deber, como antesala al reconocimiento de los derechos inherentes a la calidad de persona humana, es una forma ideológica de confundir a la ciudadanía.

El único deber que puede esgrimirse respecto de los Derechos Humanos es un deber del Estado de protegerlos, y un deber permanente de toda la sociedad es respetarlo, sin ningún tipo de cuestionamientos. Este deber es una consecuencia del carácter de los Derechos Humanos, una expresión de su mandato. No existen, por lo tanto otros deberes que se antepongan al reconocimiento de estos derechos fundamentales. Por esta razón es tan grave que una persona en la calidad del Sr. Micco, Director del Instituto de los DDHH, afirme que “no hay derecho sin deberes”, con ello contribuye a un pensamiento reaccionario en el sentido que la exigencia de los Derechos Humanos, supone previamente el respeto de otras exigencias normativas, ligando específicamente estos aspectos con la participación de los jóvenes en las protestas a partir del 18 de octubre del año pasado, donde la expresión central fue y se mantiene vigente, no mas abusos, por un trabajo decente, una educación sin lucro, un sistema de seguridad que garantice pensiones dignas, autodeterminación de los pueblos originarios, un Estado que garantice los derechos sociales con desarrollo laboral para las y los funcionarios públicos, un medio ambiente protegido, derecho al agua como bien societario, vivienda digna, entre otras demandas son las que se vinculan a los derechos humanos de las y los chilenos.

Los dichos del Director del INDH, resultan lesivos para los Derechos Humanos de todas aquellas personas que su propia institución debió defender al ser heridos, cegados y muertos por la violencia de la represión del Estado, además puede confundirse con un discurso que legitima el uso excesivo de la fuerza policial y militar, especialmente contra los jóvenes, quienes, a su juicio, no cumplen con “los deberes” y sólo piensan en sus derechos.

Estamos convencidos que estas expresiones no contribuyen al respeto irrestrictico de los Derechos Humanos y que, por el contrario, otorga argumentos a la “Hegemonía Cultural” del neoliberalismo, que en Chile ha sido refractaria a los principios de reconocer la dignidad humana y que históricamente ha sido cómplice del atropello de los Derechos Humanos, en el mundo y en nuestro país. Es por ello que rechazamos las expresiones de don Sergio Micco, porque no resultan coherentes con los principios que tiene que defender en un cargo que, especialmente en las circunstancias históricas que atraviesa el país, es de importancia fundamental. A nuestro juicio debe reflexionar sobre estos graves errores conceptuales y dar un paso al costado, si su conciencia no le permite mantener las exigencias que su cargo en la conducción del Instituto Nacional de Derechos Humanos le demandan. 

Compartir