COMUNICACIONES

Inicio / Comunicaciones

Despidos en Servicios Públicos durante la crisis del COVID-19: el caso de la Comisión Nacional de Acreditación

  Publicado el 08 de Abril, 2020

El lunes 16 de marzo, y mientras el gobierno decretaba la fase 4 para contener el Covid-19, la Comisión Nacional de Acreditación despidió a 5 mujeres que cumplían un rol fundamental en la gestión de procesos de acreditación que agencia la CNA: el aseguramiento y promoción de la calidad de la educación superior en Chile.
Cabe preguntarse a qué se debe esta medida que, en la práctica, suprimió tres departamentos claves en la revisión de programas de postgrado, pregrado y en la difusión de buenas prácticas institucionales, en un contexto en que no existen nuevos criterios ni metodologías definidos para los nuevos procesos de acreditación integral, además del costo humano e institucional que ello significa (equipos descabezados, sin perfiles de cargos y sin un cometido claro en adelante).

En tiempos en los que el Estado está llamado a resguardar la integridad de sus funcionarios, llama la atención la premura de la medida y la falta de comunicación al medio universitario, respecto de cambios tan profundos, más aun con el largo historial de cuestionamientos públicos a los que la institución ha sido sometida, y que tienen tanto a su presidente y vicepresidente investigados por la Contraloría General de la República luego de diversos requerimientos de Parlamentarias de la Comisión de Educación de ambas Cámaras del Congreso.

Al contrario, lo que la ciudadanía espera es que decisiones institucionales que impactan en la vida de millones familias, sean tomadas de manera transparente, informada, y bajo los principios de defensa del empleo y la función pública. Por ello, es de esperar un instante de reflexión en las autoridades de CNA-Chile, que permita dejar sin efecto estas medidas y que sean capaces de entablar relaciones genuinas con las y los trabajadores y las organizaciones sindicales que los representan, para que estas acciones sean consensuadas y revistan de la legitimidad necesaria para ser impulsadas sin impactar en el clima organizacional ni en el medio universitario.
 

-Por Luciano Mariño Beltrán, Sociólogo de la Universidad de Chile y presidente de AFUCNA.

 

Publicado en El Mostrador.

Compartir