COMUNICACIONES

Inicio / Comunicaciones

Lista C-Entrevista a Claudia Hasbún: “Debemos pasar de un Estado neoliberal a un Estado que garantice derechos para las personas más vulnerables”

  Publicado el 10 de Diciembre, 2018

Considerando que el próximo periodo del Directorio Nacional de la ANEF es de tres años y que coincide con los tres años que le restan a este gobierno, ¿Cómo debiese enfrentar la ANEF a la actual administración del Estado?

Estos tres años van a ser bastante duros para la ANEF, porque son años en que nos estamos enfrentando a un gobierno con una política neoliberal clara, en que lo que quieren hacer no es fortalecer el Estado precisamente sino que desfortalecerlo y entregar muchas de las funciones que nosotros hacemos a los privados. Es un Estado que no cree en un enfoque de derechos, cree en un enfoque subsidiario, y desde ahí nosotros como empleados públicos tenemos mucho que decir. Va a ser súper difícil, porque además esta es una ANEF dormida que solo ha luchado por el incentivo al retiro como gran demanda durante años, y no ha sido capaz de posicionarse como un actor político sindical gravitante que sea una voz de referencia en materias de políticas públicas de toda índole, ya sean políticas públicas en materia de educación, de salud, de distribución de ingreso, de medio ambiente, etc. Nosotros somos funcionarios públicos, representamos a los funcionarios públicos que ejecutan las políticas públicas, nosotros mejor que nadie deberíamos crear nuestras líneas acción, reflexionar sobre el modelo de Estado que queremos y eso, lamentablemente, hace mucho tiempo que la ANEF no lo hace. Entonces, nos pilla, con un gobierno de corte neoliberal, desnudos en esas materias de reflexión sin una línea de acción clara, compartidas por todos que venga también desde las bases. Va a ser un periodo difícil, pero no imposible, porque en la medida que tu empieces a desarrollar un enfoque más participativo desde las bases, de donde levantes demandas, y además en paralelo un proceso reflexivo; a dónde quiero llevar a la ANEF, cómo quiero posicionarme ante este gobierno y qué tipo de Estado queremos, uno va a poder conducir el barco para poder hacer fuerza ante un gobierno que tiene un corte ideológico muy distinto al de los funcionarios públicos. Esto también requiere de liderazgos nuevos, de rostros nuevos, de gente con capacidad innovadora, con capacidades y profesionalismo, y eso lo representa la lista que me tocó encabezar.

¿Además de los que acabas de mencionar al último, qué otras propuestas defiende de tu lista?

Hemos definido seis ejes temáticos que son: Trabajo Digno con derechos; repensar esta ANEF, como segundo eje temático; el fortalecimiento del movimiento sindical, cómo fortalecemos esta ANEF, pero también como fortalecemos la CUT y evitamos que se vayan generando otras Centrales de Trabajadores, y con principios y valores. Otro eje de acción es como repensamos el Estado y logramos consolidar ese Estado desde nuestro rol; y también la Igualdad y Equidad de Género.

Se habla de una ANEF como un actor y una misión en el mundo socio-político. ¿Cuál debiese ser el rol de la Agrupación en ese ámbito socio-político?

Es un poco lo que dije en la primera pregunta. Tiene que ser un actor político sindical gravitante que sea capaz de imponerle los temas al gobierno, representar las demandas de nuestros trabajadores y trabajadoras e imponerlas al gobierno, no que el gobierno de manera reactiva venga a nosotros ponernos los temas, y nosotros como que respondamos los golpes del gobierno. Ser un actor político sindical gravitante tiene que ver con dar la pelea por el trabajo digno, por mejorar las condiciones laborales que hay en el Estado, pero también es por la lucha de un modelo de país que queremos. De cómo pasamos de Estado neoliberal a un Estado que garantice derechos para las personas más vulnerables. Nosotros los funcionarios públicos trabajamos para la ciudadanía más vulnerable, trabajamos para los chilenos. Nosotros tenemos que tener condiciones laborales dignas, pero también tenemos que ser capaces de tener una voz en esta política pública. Si nosotros nos aislamos, no entramos en este proceso reflexivo y no convivimos con otros movimientos sociales, si no le damos el valor a los otros movimientos sociales, vamos a estar siempre aislados, vamos cada vez más teniendo menos valor ante nuestra contraparte. En la medida que seamos capaces de articularnos con el movimiento No+AFP, con el movimiento estudiantil, con los movimientos medio ambientales, sin descuidar las luchas por las condiciones laborales propiamente tal, vamos a ir transformándonos en actores políticos sociales importantes y siento que eso se ha perdido. Esto no tiene que ver con politizar o con los partidos políticos, con las tendencias de un partido político de uno o de otro, tiene que ver con soñar, con soñar con un país diferente, con construir un país distinto.

¿Qué opinión te merece la Mesa del Sector Público y cuál debiese ser el rol de la ANEF en esa Mesa?

La Mesa del Sector Público es la única negociación ramal hoy en día en Chile y que además es de facto no es de derecho. Lamentablemente ahí hay que repensar la estrategia que el Sector Público debe tomar. Siento que se negocia muy a final de gobierno cuando las demandas no son de las bases. Cuando se hace este grupo de representantes que cada gremio tiene, cuando la ANEF pesa un voto cuando somos los que representamos a más trabajadores. Hay que bregar por cambiar la forma en cómo funciona la Mesa, no por desaparecerla. Nosotros nos quejamos todos los años que ponen un bono de término de conflicto importante y los otros gremios firman al tiro y nosotros quedamos ahí en el limbo. Pero si rediseñamos como negociamos, tal vez restablecer materias generales, materias particulares, aún cuando la ANEF también negocia sus materias particulares. Pero también como fortalecemos la Mesa del Sector Público porque es la única negociación ramal y eso nos da más fuerza, también hay repensar sus formas. Incluso, replantearse si realmente la CUT debe ser la única que coordine esta instancia, porque hoy en día tenemos gremios fuera como la FENPRUSS, por ejemplo que no son parte de la Mesa porque no son parte de la CUT, ese es un espacio que también hay que fortalecer.

¿Cómo se fortalece la MSP-CUT?

No soy de la idea de salirnos de la Mesa del Sector Público, si ser un actor más relevante al interior y empujar para que se cambie la forma de negociar. Nosotros deberíamos partir negociando en marzo, no cuando la Ley de Presupuestos está cortada, o sino ocurre lo que ocurrió ahora con el tema de los despidos. Pero que la Circular más la mesa con el Servicio Civil iban a revertir los despidos, eso no iba a ocurrir, si ya habían despedidos a todos los que iban a despedir. Y después de que firmamos, al viernes, fue un golpe menor con lo que se había despedido esa misma semana. Entonces llegamos tarde. Y ahora no tenemos nada que torpedear, vamos a ir a torpedear la Ley de Reajuste, nuestra propia Ley, cuando en realidad deberíamos haber torpedeado la Ley de Presupuestos, o pedir que en la Ley de Presupuestos exista una glosa que diga que automáticamente que se van a renovar las contratas. La ANEF siempre llega a destiempo y la Mesa también llega a destiempo. Podemos decir que el gobierno no nos escucha o pudimos sentarnos a negociar muy al último porque el gobierno no quería sentarse a conversar con nosotros. Bueno ese es el sinónimo de la poca importancia que tenemos para las autoridades, porque no somos un actor político sindical gravitante. Nosotros deberíamos transformar a esta ANEF en un verdadero actor político sindical gravitante. Deberíamos salir con opinión todos los meses en los medios de prensa, deberíamos desarrollar nuestros propios estudios, con cifras nuestras, con nuestros contenidos ideológicos, no con lo que la Mesa del Sector Público nos pone, lo que el gobierno nos pone. Nosotros deberíamos profesionalizar eso. Los grandes sindicatos logran más cosas porque tienen más información y más conocimiento. Toda la plata que tiene la ANEF debería invertirse mucho en eso, al fortalecernos durante todo el año, las cosas que nos ocurren a fin de año no nos ocurrían. El gobierno temería mucho más en despedirnos, temería mucho más en pensar no consultarnos, cuando arman una Ley que reestructura un servicio o cuando hacen una ley importante que va a cambiar un sector productivo de nuestro país, como la Ley de Pesca. Como no ir a hablar con las asociaciones de funcionarios de la subsecretaría de pesca, de Sernapesca. Al gobierno no le importa nada de esto porque siente que nosotros no tenemos el peso sindical y fuerza política que debiésemos tener con nuestras bases. Y con fuerzas políticas no me refiero a partidarias, sino de cómo me equiparo con la fuerza política del momento, cómo me igualo a esa fuerza. Nosotros representamos a 80 mil trabajadores que se quedan, que van más allá de los gobiernos de turno. Las autoridades políticas pasan, se van, nosotros quedamos, y eso todo gobierno que asuma debería pensar en eso: de cómo presentó las materias sin dejar de lado de lo que piensa la ANEF en esas materias o, cómo impacta si la ANEF decide paralizar ante un abuso de fuerza o una ley que vulnera alguna situación. Hay que conducir la ANEF a eso, hay que retomar ese esfuerzo que tenía, y eso va desde modificar nuestro funcionar al interior, de involucrar más a la bases, porque en la medida que las bases se sientan más involucradas van hacer más carne las demandas y las van a defender con mayor fuerza, porque van a ser demandas propias y no de otros. También cómo salgo hacia afuera con acciones políticas, acciones ideológicas en distintas áreas, nosotros tenemos que trabajar en distintas áreas y hay que relevar esa capacidad de estar negociando, pero también tener la capacidad de levantar información de generar conocimiento entre nosotros, de irnos perfeccionándonos.

Compartir