COMUNICACIONES

Inicio / Comunicaciones
Suscríbete al Newsletter de ANEF
SUSCRÍBETE

Lista A-Entrevista a José Pérez: “Nosotros somos servidores públicos, por lo tanto no podemos aceptar que se haga negocio con el Estado”

  Publicado el 10 de Diciembre, 2018

Considerando que el próximo periodo del Directorio Nacional de la ANEF es de tres años y que coincide con los tres años que le restan a este gobierno, ¿Cómo debiese enfrentar la ANEF a la actual administración del Estado?

La obligación que tenemos los dirigentes nacionales de la ANEF, junto con los Consejos Nacionales y Regionales, es no bajar la guardia frente a la defensa al trabajo de los y las funcionarios que representamos, que es estratégico, porque con trabajo nos podemos proyectar en el trabajo sindical. Nuestros compañeros y compañeras en los distintos servicios públicos están hoy día sufriendo en algunos casos es el despido, y el ejemplo que tenemos que asumir como dirigentes actuales de repensar a futuro como vamos a enfrentar ese capítulo, que tiene que ver con el nuevo modelo de empleo, de trabajo, en la administración público. En eso coincidimos todas las listas, en eso no nos vamos a perder los que quedemos, eso es un foco central, de cómo maduramos, cómo revisamos, con el apoyo profesional externo, con los talentos que tenemos los dirigentes, con la experiencia que tiene la ANEF de repensar y asumir ese trabajo del nuevo modelo de empleo. Por lo tanto, no va a ser fácil, porque este gobierno lo conocemos del 2010, lo volvemos a enfrentar ahora, nosotros somos funcionarios y funcionarias del Estado, ellos en particular no lo entienden, no somos el botín de una ganancia electoral, transcendemos a los gobiernos cada 4 años, por lo tanto nuestra estrategia tiene que ser más allá de estos tres años. Estos tres años tenemos que enfrentar a nuestra contraparte, al gobierno empleador por tres años, pero tiene que entender que sus funcionarios y funcionarias somos trabajadores del Estado. Y ahí nosotros tenemos que ampliar el debate, la construcción de un nivel ascendente, desde los niveles regionales y nacionales, y no solamente plantear esta mirada, que en algún momento sirvió, que es cupular, tenemos que abrir y aprovechar los talentos, aprovechar los equipos externos para que también nosotros nos sentemos con argumentos, con contenidos, con bastante fuerza para cuando lleguemos a la negociación sectorial de la ANEF o de la propia Mesa del Sector Público.

¿Cuáles son las principales propuestas de la lista que encabezas para el próximo periodo?

Hemos agrupados nuestras propuestas en 5 grandes áreas. ¿El actual Estatuto Administrativo nos sirve para la dignidad de los funcionarios y funcionarias? ¿Para la proyección de lo que hacemos como hombres y mujeres para el Estado, para los ciudadanos y ciudadanas de nuestro país?. Es un capitulo que tiene que ver con abordar un nuevo Estatuto Administrativo que tiene que ver con el nuevo ingreso público, el concurso público, eliminar todas estas figuras extrañas que tienen que ver con figuras ficticias, como delegados presidenciales en su momento, o delegados en las sombras como delegados subrogantes, y al final se hacen concursos para que queden ellos como titular, esa cosa rara, extraña que le hace mal al Estado. La carrera funcionaria efectiva, pero cómo la declaramos cómo avanzamos con lo que nuestras propias asociaciones han avanzado, el Servicio de Impuestos Internos ha hecho un ejercicio potente, la Dirección del Trabajo, Tesorería, Fonasa.

¿Hablamos del fortalecimiento institucional en el aparato fiscal?

Eso tiene que ver con un eje medular que apunta que hay que hacer un esfuerzo de poner sobre la mesa el estatuto como centro del debate con la contraparte, con los parlamentarios, bueno porque no resiste como está, no podemos hacer cambios cosméticos sino que hay que profundizar qué pasa con el incentivo al retiro, la previsión, qué pasa cuando se cruzan los años de servicios con las personas cuando son despedidas, y no tienen indemnización. Nosotros hemos cuidado que nuestra contraparte si no hay indemnización nos asegure estabilidad, porque te ponen las lucas en la mesa pero al final no tienes proyección laboral. El servicio público también es eficiente, el servicio público es estratégico, que golpea áreas estratégicas. Hoy día por ejemplo en el Indap desarman unidades y notifican de no renovación y ellos interlocutan con los campesinos, los pescadores, que están fuera de Santiago, allá en Quemchi, en Quellón, y ahora no tienen como contactarse con el Estado, porque ese profesional que lo atendía por más diez años ya no está.

El fortalecimiento del Estado y la función pública, cómo promovemos iniciativas que fortalezcan la función pública y el rechazo a proyectos que debilitan al Estado como las privatizaciones, externalizaciones, hay cosas solapadas que se dan hoy día con esta nueva administración como comercialización como eje estratégico. Nosotros somos servidores públicos, por lo tanto la figura acá no es hacer negocio en el Estado. La participación activa en los procesos institucionales con respecto a la construcción de las metas institucionales, en que nosotros hemos tenido, la que debemos perfeccionar mediante la formación del dirigente sindical de manera permanente, sistema de calificación, modernización, qué pasa con el teletrabajo, cómo nos golpea. El complemento de los compromisos suscritos con el gobierno. Las políticas claras sobre el desarrollo de las personas, qué pasa con la implementación de las normas rectoras que logramos el año pasado que ahora está ratificado por la Contraloría, que entrega una nueva mirada y que obliga a las autoridades políticas de turno a que rindan cuenta cada seis meses, una vez al año, pero con la participación de las asociaciones de funcionarios y funcionarias. Eliminar esta arbitrariedad en el sistema de Alta Dirección Pública. Lo estamos viendo, una persona que llegaba como delegada presidencial, el cual el Consejo de Alta Dirección Pública rechazó públicamente, curiosamente hoy ganó un concurso en un servicio público. Algo está pasando, algo no funciona bien, es un traje a la medida, y eso contamina la relación laboral entre pares.

Serían tres ejes de cincos. ¿Cuáles son las otras dos?

Creemos que como ANEF tenemos que ser más participativa, democrática y cercana. No es que no lo tengamos hoy día, pero tenemos que fortalecer. Hoy hay nuevas generaciones de funcionarios que llegan a trabajar al Estado y hay que repensar también cómo estamos dando el ancho como la Confederación más grande del país en materia de promover amplios acuerdos transversales, tener mesas de trabajo regulares en la ANEF más que en paralelo. Obviamente, por supuesto con la contraparte, en la instancia de la Mesa del Sector Público, de la negociación sectorial, pero no solamente pensando en el equipo que tiene la responsabilidad de negociar, que por obligación la tiene el Directorio Nacional, pero que equipos paralelos vayan fortaleciéndose con asesorías profesional y también con debates con las propias asociaciones, recogiendo los talentos, con regiones. Hay que hacer un mapa distinto de involucrarnos en la construcción de proyectos de negociación. Tenemos que hacer crecer los equipos comunicacionales de carácter sindical de largo aliento, no coyuntural, el equipo no es para un determinado grupo de dirigentes, es para la Confederación, tenemos que fortalecer esos equipos. Nos hace falta como ANEF aquello; la formación permanente y lo hemos dicho siempre cuando el 2012 repusimos y nos exigimos reponer el nivel básico, intermedio, avanzado en la formación del dirigente, que un día va a ser dirigente y no sabe ser dirigente. Escuchó, estudió, tuvo formación política, pero otra coas es hacer el trabajo sindical. Eso es una obligación educarse, formarse, permanente.

Es importante también transparentar nuestro trabajo sindical, siempre se habla de las actas, de los registros de asistencia. Tenemos que rendir cuenta, es decir usted es dirigenta o dirigente dé cuenta de cuál va ser su compromiso para el próximo periodo, de tres años, con un gobierno de derecha con todo lo que implica, en particular con su cuenta como dirigente de la ANEF y en lo colectivo y eso si lo podemos llamar índice de gestión sindical, entonces en cada sesión, cada área tiene que ordenarse y respetar la institucionalidad. En las asambleas nacionales no solamente el presidente, en un marco acotado, porque le corresponde, debiésemos pasar los 23 dirigentes, con 5 minutos cada uno, para decir yo estoy haciendo esto o no estoy haciendo nada, nos va a ayudar a madurar.

Hay que Fortalecer el equipo de Solidaridad y Conflicto, que tiene que ver con la oportunidad anticipada con las asociaciones base. Tenemos una unidad de Solidaridad y Conflicto, no solamente para los conflictos propiamente tales, sino formarlos, darle identidad, hacer una réplica en las propias asociaciones. Hay un espacio interesante que explotar. Trabajar coordinadamente con las regiones, tenemos que interactuar más seguido, no quedarse solamente en la práctica, profundizar esa relación.

Por último, necesitamos una ANEF más protagónica en esa mirada socio política. Anteriormente nosotros teníamos redes con el mundo social, el mundo de las etnias, de los pueblos originarios, hoy día la diversidad sexual, los estudiantes, los movimientos de barrios, las regiones. No se trata de hacer el trabajo de ello, sino disponer la ANEF como la casa de todos, es una tremenda historia porque no solo somos trabajadores públicos sino que también somos ciudadanos y ciudadanas. Tenemos un abanico de materias que podemos influir como funcionarios públicos y en la construcción de las políticas públicas. Aquí tenemos que volver a ese ideario para disponernos y ayudar a los movimiento social.

¿Entonces cuáles debiese ser el rol de la ANEF en esa mirada socio-política?

Solo para poner un ejemplo está el tema de la materia previsional. No solo es un tema que nos importa a los funcionarios públicos, sino que hay un trabajo, sabemos que hay un importante número de personas que están golpeadas por esto que no es previsión, entonces ahí nosotros tenemos la obligación de generar estas alianzas. Cuando nos preocupa la previsión, no solamente en el debate en la interna, tenemos que llevar a los que han tenido más trabajo en aquello, del mundo de la academia, del movimiento social, de la Coordinadora en este caso, construir mesas de trabajo, tener una estrategia de trabajo de cómo nos vinculamos, no asumiendo más trabajo, pero en esta visión socio-política, ponernos a disposición de estos movimientos, poner la sede sindical, la infraestructura, toda la organización en su estructura territorial, para elaborar una propuesta con estos movimientos. Están los estudiantes desde el punto de vista de la educación, está la salud. Nosotros tenemos la virtud que estamos en todas las áreas estratégicas del Estado. Tenemos que tener este acercamiento, es lo primero que debemos hacer, volver a acercarnos, luego colocar a disposición las agendas sociales y sindicales, y después juntar y reeducarnos, para ver qué ha hecho cada uno. Juntarnos con un solo objetivo: volver a recuperar una previsión social decente; recuperar una vivienda digna; volver a recuperar una salud de todos y todas.

¿Qué opinión te merece la Mesa del Sector Público y qué rol debe asumir la ANEF en esta negociación colectiva?

Primero destacar que la experiencia de hace más de 20 años de esta Mesa del Sector Público es potente, la unidad de Clotario cuando uno la lee y la escucha, ahí se aplica, cuando estamos juntos 15 Federaciones y Confederaciones somos el tremendo bloque. Tenemos dificultades porque cada uno responde a un ámbito particular, pero ahí la ANEF debe ponerse a disposición de ser un vaso comunicante y anticiparnos a que cualquier situación que se genere. El planteamiento de un petitorio lo que cuesta resumir en 7 carillas, siempre quedan cosas afuera, si bien es cierto seduce la convicción del monto del guarismo, del reajuste, de los bonos, creo que también hay que poner con más cercanía el otro componente, que son materias laborales, sindicales, que tienen que ver con el día a día, como son los despidos. Si uno hace un trabajo desde la ANEF con la Mesa del Sector Público, creo que también hay que hacer un pequeño recorrido por cada asociación, por cada servicio, no solo bajar la información, esto tiene que ser ascendente y después descendente, y tiene que ser vertiginosa.  Y ahí la ANEF tiene que jugar un rol fundamental. En la última negociación hubo un acuerdo general de las organizaciones, nosotros hemos cuidado, y también es sano, que antes de firmar cualquier acuerdo, podemos tener algún sesgo personal que nos puede seducir la firma inmediatamente, tenemos antes que concordarlo primero con las bases, como lo hicimos en la última vez con el Consejo de Presidentes, cuando 80 asociaciones dicen firmen y 6 dicen que no.

¿Hay que Iniciar antes el proceso de trabajo de la Mesa del Sector Público para fortalecer esta negociación colectiva?

Por una lógica natural, tiene una lógica final monetaria. Como ahora que tiene que ver con la agenda laboral y sindical, ya tenemos pega a partir de enero, tenemos que anticiparnos a trabajar, no solo quedarnos en un punto menos o más del reajuste,  que es importante, el cual hemos aterrizado que tiene ver con hacernos cargo del costo de vida, del punto de vista de la inflación y del crecimiento del país, que son variables que tenemos que enseñarles a nuestros compañeros que incorporen. Pero si los otros componentes, que son estructurales, qué pasa con la carrera, qué pasa con el Código de Buenas Prácticas, qué pasa con el respeto a la función pública y el trabajo decente para las y los funcionarios del Estado. Tenemos una agenda propia, pero hay temas transversales que tenemos que trabajar junto a los 15 gremios, porque eso nos va dar una fortaleza, para que se nos respete en estos tres años que quedan de este gobierno. Hay que fortalecer la unidad, que concretemos a temas estructurales y no solo monetarios. También hay que sacar al mundo parlamentario a la pizarra. Hoy día hemos hecho estrategia, pero no para hacerle la vida a cuadritos al gobierno, pero cuando no se nos respeta, tenemos que hacer que los órganos fiscalizadores, la Contraloría, los parlamentarios, los Tribunales de Justicia, también respondan a lo que es ser gobernante, ser jefe de servicio o de una repartición pública, aquí tienen que rendir cuenta también, acá no se trata de lapidar los recursos y menos maltratar las personas cuando se les despiden de manera caprichosa y arbitraria.

Compartir