COMUNICACIONES

Inicio / Comunicaciones

Lista D-Entrevista a Orietta Fuenzalida: “El cambio no sólo debe ser por mejores condiciones para los trabajadores públicos, sino que también apunte a la transformación del Estado”

  Publicado el 10 de Diciembre, 2018

Considerando que el próximo periodo del Directorio Nacional de la ANEF es de tres años y que coincide con los tres años que le restan a este gobierno, ¿Cómo debiese enfrentar la ANEF a la actual administración del Estado?

Con lucha, con movilización, y sin retroceder en nuestras demandas estructurales, pero por sobre todo debiese enfrentarlo con organización en la base compenetrada con la ANEF, porque la distancia que existe entre el socio de las organizaciones base afiliadas a la ANEF y la dirigencia sindical es abismante. Para tener una ANEF movilizada, tiene que ser una ANEF cercana a la gente, tiene que ser una ANEF que convoque, que la gente sienta que está representando sus intereses. Entonces esa transformación es una transformación cualitativamente inmensa y obviamente para tener esa ANEF que necesita los trabajadores, se necesita un cambio bastante radical en la manera y en la misma dirigencia, en la manera que se abordan las luchas, los problemas y con una composición que no esté ligada a los partidos políticos.

¿Cuáles serían las principales propuestas de la lista que encabezas?

Creo que todas las listas tienen propuestas muy parecidas, todos queremos estabilidad laboral y de hecho estamos lamentando los despidos masivos. Todos queremos remuneraciones justas y equilibradas, que terminen las brechas salariales que existen dentro de los mismos servicios y entre servicios, que no existan servicios que son de una categoría y otros que son de otra categoría, simplemente por el hecho de que unos tienen que ver con recaudación fiscal y otros tienen que ver con servicios sociales. Entonces, y también, dentro de este deber ser de que casi todos quieren es una nueva previsión. Hemos dicho que tiene que ser solidaria y de reparto. Creo que en casi todo estamos de acuerdo en cuanto a las principales demandas o ejes que tiene que tener la ANEF. El problema está en cómo se llega a eso y en qué tiempos también.

¿Cómo se conquista eso?

Volvemos a lo inicial, se conquista teniendo una organización autónoma, independiente, una organización que únicamente persiga los objetivos de la clase trabajadora del Sector Público, que ese sea su norte exclusivo y que no esté sometida a los cálculos políticos de la militancia que integra la dirigencia sindical en la cúpula. Solo una ANEF comprometida con sus objetivos de los trabajadores puede llegar a ser que haya un cambio efectivo y además no solo un cambio para los trabajadores públicos que queremos que sea en relación a su condición como trabajador, a su estabilidad, a sus remuneraciones, a sus derechos laborales, sino que también apunte a la transformación del Estado. Está dicho en los documentos, de hace más de una década, que queremos salir del Estado subsidiario a un Estado solidario, de ese Estado que solo da bonos y no derechos, sin embargo nosotros mismos hemos claudicados en las demandas de previsión, por ejemplo, y hemos aceptados bonos y no hemos peleado por el derecho a la seguridad social, el derecho a previsión social. La ANEF debiese ser la punta de lanza de la demanda No+AFP y sin embargo no lo ha sido. Esos son los ejes, pero únicamente se consigue con un sello distinto.

Se habla de una ANEF como un actor y una misión en el mundo socio-político. ¿Cuál debiese ser el rol de la Agrupación en ese ámbito socio-político?

El rol que tenemos que jugar es ser realmente una fuerza social, no colgarnos de los movimientos sociales, nosotros ser un movimiento social que empuje la rueda de la historia en nuestro país, que sea un aporte esta organización tan grande y tan poderosa, estamos en potencia, aún no hemos ganado ninguna batalla importante, y en ese sentido la ANEF tiene primero que todo constituirse en una fuerza social, en un actor convocante para la transformación de las políticas públicas, del Estado. Tomar la iniciativa. Nosotros tenemos esa posibilidad de estar unida, todos los trabajadores de la Administración Central del Estado, estamos integrados en esta Agrupación, tenemos un gran despliegue en las regiones, en los servicios más importantes, en los servicios que son estratégicos. Si existiera una comprensión de la potencia que somos y del rol que podemos llegar a jugar en la sociedad, pero realmente jugarlo y no solo decirlo, porque hasta ahora llevamos décadas solo diciendo que tenemos un rol socio-político, pero ese rol socio-político no lo hemos cumplido, estamos totalmente a la zaga de lo que son los movimientos sociales.

¿Qué opinión te merece la Mesa del Sector Público y qué rol debiese tener la Agrupación en esa negociación colectiva?

La Mesa del Sector Público debiese ser la Mesa en que se sienten todos los actores, todos los trabajadores del Sector Público, debiese ser una Mesa que no se excluyera a nadie. Hasta ahora se ha excluido a los trabajadores a honorarios, a los trabajadores externalizados del Estado, como las compañeras de Integra. Además debiese ser una Mesa en que primaran los intereses de los trabajadores y no de los partidos. La CUT coordina la Mesa del Sector Público y todos sabemos que es más bien un aparato político el que está en esta articulación. Nosotros queremos una Mesa del Sector Público que se desprenda de esa operación política, porque en la operación política hay cálculo y nosotros necesitamos que las demandas de los trabajadores que representa la Mesa del Sector Público sea la que prime. Además, necesitamos que esa Mesa tenga otra dinámica, todo el mundo lo dice: por qué al final de año ustedes se activan, paralizan, si los presupuestos de la Nación se formulan en el mes de julio, por qué no estamos en el mes de julio haciendo un proceso que esté cuajando con iniciativa de movilización, para llegar a septiembre con otro pie a sentarnos y confrontarnos con el gobierno, ese esquema es nefasto. También es nefasto que sea una negociación sin participación de las bases, nosotros hemos asistido a negociaciones que se nos muestran un petitorio que está casi escrito de la misma manera que el año anterior y así por los siglos de los siglos, y que jamás pasa por una revisión de las bases, y menos de los dirigentes de bases, y menos del socio, la persona de a pie y jamás se les pregunta cuáles son las demandas que debe contener ese petitorio de la Mesa del Sector Público. Una negociación real que tenga fruto y que sea muy convocante tiene que ser necesariamente desde el eslabón más básico.

 

 

Compartir