COMUNICACIONES

Inicio / Comunicaciones

Entrevista Lista F: Jorge Consales

  Publicado el 18 de Octubre, 2014

La lista F “Avanzar en democracia por la dignidad laboral” es liderada por Jorge Consales, quien es hoy en día el Primer Vicepresidente de la Agrupación.

¿Qué aspiraciones existen desde tu lista para estas elecciones?

Tenemos un equipo que aspira a competir y eventualmente a conducir la ANEF para renovarla y darle nuevos bríos. Creemos que las cosas se han hecho de manera positiva, pero siempre es posible hacerlas mejor y nosotros creemos que la ANEF debe dar un salto cualitativo, especialmente en una nueva experiencia de un segundo gobierno de la Concertación, aunque algunos lo llamen de la Nueva Mayoría, creo que la Concertación se mantiene en su grueso, y por lo tanto se mantienen las ideas neoliberales en el gobierno. En ese contexto la ANEF, y en general los empleados públicos, tenemos que tener la capacidad de dialogar, de intentar lograr acuerdos y estar muy atentos para movilizarnos, porque las cosas para los trabajadores no se regalan. Por ello, aspiramos fundamentalmente a mejorar las condiciones de vida y de trabajo de los funcionarios públicos, a lograr mayor dignidad para los empleados públicos, a lograr mejor trato. Todas esas cosas las plantean las demás listas, pero creemos que aquí las grandes diferencias se dan en los estilos y en los equipos de trabajo.

¿Qué los diferencian de las otras listas?

Nosotros planteamos dos cosas que nos hacen diferentes. Lo primero tiene que ver con la salud ocasional y los riesgos en el trabajo. En la ANEF, y en general en la administración pública, se ha trabajado poco la idea de las enfermedades profesionales, especialmente los temas de stress y salud mental, quizás sea por el requerimiento de nuestro trabajo que no se le da tanta importancia. Sin embargo, nosotros entendemos que hay una dificultad concreta en la salud de los empleados públicos. Hay que preocuparse de prevenir, de enseñar y educar para que haya menos problemas con la salud ocupacional en el sector público. El Estado como empleador tiene que invertir y poner recursos para eso. Lo segundo que nos marca, es una cuestión de carácter estructural, y es  que el Estado tiene que modernizarse, tiene que mejorar su gestión, tiene que dar capacidades y garantizar el empleo a los empleados públicos. Pero nuestra impresión es que nuestra pelea de luchar por plantas, como tradicionalmente se ha hecho, no ha tenido resultado, y creemos que hay seguir dándola, pero pensamos que los gobiernos no están disponibles para crear plantas y crear situaciones de inamovilidad para los trabajadores. Me parece que ahí, nosotros debiéramos tener la capacidad de proponer nuevas fórmulas. Especialmente para la gente a contrata, que igual la echan, nosotros queremos oponernos a los despidos arbitrarios, a las exoneraciones injustas, pero no podemos garantizar, ni lo hemos hecho nunca, es que todos tengan empleos para toda la vida. En tanto, frente a eso, estamos diciendo, tal como se acordó en la última asamblea de la ANEF, lograr años de indemnización por años de servicio, seguro de desempleo y reconocer el derecho de los empleados públicos de accionar judicialmente en los tribunales ordinarios del trabajo. Entonces, debemos pelear por lograr indemnización por años de servicio cuando te despiden, que a veces son muy jóvenes para jubilar y muy viejos para encontrar trabajo en otra parte, y se van absolutamente desprovistos de cualquier posibilidad de mantenerse aunque sea un tiempo. También vemos en la indemnización por años de servicio una manera de encarecer el despido, y eso ayuda a neutralizar los despidos arbitrarios y, por otro lado permiten, al menos que el trabajador tenga una compensación para enfrentar esa situación tan compleja. Por lo tanto, queremos negociar con los gobiernos y poner dentro del pliego de peticiones la exigencia de que se estudie un sistema de indemnizaciones para los empleados públicos.

¿Y qué se debería hacer en el caso de la jubilación, del sistema de pensiones?

En el caso de las pensiones, la mayoría de las listas decimos lo mismo, lo que debemos hacer del tema previsional es  la recuperación de la verdadera seguridad social. Debe ser un motivo de lucha constante y permanente de los empleados públicos, debe ser una prioridad; un nuevo sistema previsional que termine con el abuso de la AFP. Va ser una demanda no solo de la ANEF, sino de  todo el movimiento sindical. El próximo año debiera ser el año en el cual lo trabajadores exijamos una verdadera reforma estructural. Eso significa; terminar con las AFPs  y crear un nuevo sistema de seguridad social.

¿Cuál debiese ser el rol de la ANEF de cara a la agenda de reformas laborales que se vienen anunciando con fuerza?

Lo primero es que tenemos que apoyar las reformas laborales, ojalá las más profundas posibles, tengo mis dudas que el gobierno vaya a ofrecer reformas de fondo, pero también puede ser una oportunidad para poner en el debate los temas del sector público. En el sector público nosotros  queremos titularidad sindical, queremos tutela laboral, negociación colectiva, reforzamiento a la labor de los sindicatos, en este caso de las asociaciones, en esa línea, quizás no va ser muy fácil el incluir plenamente al sector público en las medidas anunciadas por el gobierno. Pero nos va a permitir  tener un argumento para exigirlo, a lo mejor no de inmediato, pero si más adelante que hay un debate y un estudio sobre esta materia. Queremos negociación reglada, no igual que el sector privado, sino lo que se hace en el sector público, pero por ley, para que no dependamos, para efectos de negociar, de la buena voluntad del gobierno de turno.

¿De qué forma debe comportarse un dirigente de la ANEF en la actual coyuntura política?

Debemos mantener la autonomía, la independencia, nos debemos a los trabajadores, como ciudadanos y como personas también tenemos una postura, no cabe duda. Yo voté por este gobierno, soy además un militante del partido DC, no es un secreto para nadie, no escondo mi condición de militante de la Democracia Cristiana. No obstante, lo que pongo a disposición son mis contactos políticos, mi influencia en los sectores donde pueda tener afinidades ideológicas, a favor y al servicio de ANEF. Por lo tanto, nosotros vamos a tener especial cuidado en los temas gruesos de la ANEF, donde hay que tener absoluta independencia, con este gobierno  o con cualquiera. Los partidos políticos y los gobiernos nos vamos a sentar a negociar, pero no vamos a tranzar los temas fundamentales, porque a nosotros nos eligen los trabajadores. Y los trabajadores saben que a mí me gusta el Colo Colo, saben que soy Demócrata Cristiano, pero en esta perspectiva los vamos a defender a todos. A moros, cristianos, independientes, en la ANEF no importa el partido político ni el credo religioso, lo que importa es que somos trabajadores y que tenemos derechos. Los dirigentes de la ANEF, y de cualquier sector, tenemos la obligación de defender los derechos de los trabajadores.

¿Cuál crees que ha sido el papel que ha cumplido la ANEF desde la post dictadura y si existen deudas como orgánica en ese lapso?

Creo que hemos tenido mucho éxito en algunas de  la demandas generales, en tema de remuneraciones, en los incentivos al retiro, en los bonos trimestrales, hemos sido capaces con el conjunto de los gobiernos de turno de negociar ciertas condiciones. No cabe duda, hay que reconocerlo, que los empleados públicos, el sector público, la administración del Estado, anterior al año 90′ y durante la dictadura estaban en una situación muy compleja. Hoy día no es lo mismo, hemos avanzado y hemos mejorado, y en esas dificultades, creo que falta, desde mi perspectiva y con honestidad y respeto lo digo, mayor trabajo en equipo. Una de las falencias que hemos tenido, más allá de la brillantez de las personas, es que hemos sido muy cercanos o muy dados a mantener estos liderazgos de carácter individual, como una especie de culto a la personalidad. Creo que hay grandes liderazgos, que los reconozco, que se han puesto al servicio de los trabajadores, como el caso de Clotario Blest y otros dirigentes. Pero, en esta época, nuestro compañero presidente Raúl de la Puente ha sido un buen dirigente, pero el funcionamiento de la ANEF ha recaído en su estilo y en su personalidad, eso ha dado resultado por un tiempo, pero se desgató ese modelo, ese modelo está superado. Lo que corresponde ahora es pensar en equipo, en un trabajo mancomunado de la ANEF, de su conjunto, hay que potenciar la organización, porque los lideres pasan y las organizaciones quedan. Tienen que nacer nuevos liderazgos, pero liderazgos de nuevo puño, de nuevo estilo, de trabajo en equipo, con mucha participación de los dirigentes y de las asociaciones base, de las provincias y de las regiones. La gran falencia ha sido por ese lado. Como todo ha recaído un poco en una figura personal y toda ha redundado todo un poco en un dirigente que tiene grandes méritos, pero creo que la organización no debe agotarse en una persona, tiene que ir más adelante. La ANEF debe ser capaz de superar los liderazgos individuales para transformarse en uno colectivo. Las personas pasamos y las organizaciones deben seguir luchando por los derechos de los trabajadores.

¿Qué esperas de las elecciones del próximo 21 de octubre, tanto a nivel de participación como a nivel de resultados?

Ojalá en la participación haya mucha gente votando. Nosotros hemos llamado, y en nuestras visitas a los diferentes servicios, a todos los trabajadores del sector público los hemos llamado a participar. Efectivamente, queremos que la gente se movilice, marche, vaya a asambleas, pero si algunos no pueden hacerlo, a lo menos que voten, queremos aprovechar este momento para fortalecer la organización. También, en una especie de acción sindical, llamamos a todos los empleados públicos a votar, además se vota en los lugares de trabajo, no hay excusas para no votar. Ojalá que se informen, que no se queden con los que le digan solo sus dirigentes. Y en relación al resultado, nosotros esperamos a lo menos mantener, en el caso de mi lista, la votación que hemos tenido en tanto tiempo de trayectoria que hemos entregado a la ANEF; pero también ojalá aumentar nuestra votación. Nosotros creemos que esta vez podemos competir directamente en el liderazgo y conducción de la ANEF con un equipo nuevo distinto y renovado.

Compartir