COMUNICACIONES

Inicio / Comunicaciones

Reafirmamos nuestro rechazo a la enmascarada intención gubernamental de socavar la fuerza y la dignidad del mundo del trabajo

  Publicado el 10 de Mayo, 2019

La Agrupación Nacional de Empleados Fiscales -ANEF-, tiene como eje central de su actuar, el bienestar de la ciudadanía y los trabajadores/as de Chile. Tenemos como convicción y compromiso de que Nuestro Trabajo Garantice los Derechos Sociales de los Ciudadanos/as. Ante esta declaración de principios, definida por las Asociaciones Bases que conforman la ANEF, y en solidaridad con nuestros compañeros/as que pertenecen a ella y se rigen bajo el Código del Trabajo, es que manifestamos nuestra preocupación ante la seguidilla de Proyectos de Ley que el Gobierno del Presidente Piñera ha emitido. Presentados todos como modernas reformas en beneficio de la productividad, el empleo y la familia, cuando solamente representan iniciativas para reforzar el modelo neoliberal a través de modificaciones a la normativa vigente, tendientes a precarizar y debilitar aún más las condiciones laborales y los derechos de los/las trabajadores/as.

La ANEF declara su absoluto rechazo al Proyecto de Ley sobre “Modernización laboral para la conciliación, trabajo, familia e inclusión”, que se ha expuesto como un esfuerzo del Gobierno para unir a las familias; cuando se trata de un proyecto manipulado que en lugar de disponer horas de descanso y vida familiar, aumentará la posibilidad de horas extras, redundará en menos descanso al extender la jornada diaria hasta doce horas de trabajo sumado a tres horas en promedio de traslado. Constatamos que ninguno de sus articulados asegura la reducción de la jornada de trabajo sino por el contrario la extenderá, adelantará o atrasará la hora de ingreso y salida del trabajo sin disminuir horas laborales, disminuirá la colación por trabajo, para adelantar la hora de salida, cambiando incluso horas extras por feriados. El trabajador deberá estar a disponibilidad del empleador aunque este no lo llame, sin poder organizar su vida personal y familiar por el temor de ser llamado de improviso a trabajar. Por cierto, destruye todo lo avanzado en materia de derechos laborales desde el establecimiento del Código del Trabajo, convirtiéndose la propuesta en menos días por más horas, más vacaciones por menos horas extras, más acuerdos individuales con el empleador, por menos derechos laborales, sindicales y de asociación.

Desde la instalación del Gobierno hasta la fecha, el Ejecutivo se ha obstinado en levantar iniciativas legales con afables apariencias, pero desde la Confederación, ponemos en Alerta a nuestras Asociaciones Afiliadas de que se trata en verdad de proyectos que no sitúan en el centro del debate el bienestar de los trabajadores/as sino las ganancias del mercado. No se trata de reformas destinadas a disminuir las brechas salariales ni las iniquidades sociales existentes, sino que viene a profundizar las precariedades laborales, la desarticulación del mundo del trabajo y contra la sindicalización, la asociación y la defensa efectiva y colectiva de nuestros derechos.

Así lo muestra también la iniciativa denominada “El Estatuto para Jóvenes que se Encuentran Estudiando en la Educación Superior” estatuto especial que permite al empleador flexibilizar al máximo la jornada de trabajo, distribuyendo 30 horas semanales en jornadas alternativas, sin considerar domingos, festivos, ni vacaciones. Dicho estatuto sólo otorga a los estudiantes permiso para rendir exámenes, sin goce de remuneración y sin esclarecer claramente sanciones al empleador que no autorice al estudiante a rendirlos. Quedándose, el joven, con menos posibilidades de percibir una pensión digna al final de su vida laborar y al momento que les corresponda pensionarse, porque cumplido sus 29 años nada le será reconocido.

O el denominado Teletrabajo o Contrato de trabajo a distancia, que propone una prestación de servicios desde el hogar o desde otro lugar diferente al del establecimiento de la empresa o del empleador, libremente elegido por el trabajador o convenido entre las partes. Con costos fijos a cargo del trabajador, sin derechos laborales, sin resguardos en la prevención de riesgos, enfermedades adicionales, sin consideración de traslado ni colación, entre otros. Un negocio muy lucrativo para el empresario, pero no para las y los trabajadores.

La flexibilidad para la creación de empleo no asegura la creación de los mismos ni el aumento de la productividad, sino la precarización de las condiciones de hombres, mujeres y sus familias. No crea más y mejor trabajo, crea más miseria para nuestro pueblo. La única consecuencia de este principio neoliberal es aumentar las ganancias del empleador a costa de derechos y la dignidad de los trabajadores/as.

En un mercado laboral e inestable como el actual, nos seguimos viendo enfrentados a la profundización de los privilegios del mercado por encima de los Derechos de los/las trabajadores/as.

Por tanto, reafirmamos nuestro rechazo a la enmascarada intención gubernamental de socavar la fuerza y la dignidad del mundo del trabajo.

DIRECTORIO NACIONAL A.N.E.F.

Compartir