COMUNICACIONES

Inicio / Comunicaciones

A 50 años del triunfo de la Unidad Popular: ANEF destaca la vigencia de su programa y sus demandas sociales

  Publicado el 04 de Septiembre, 2020

A cincuenta años de la victoria del gobierno Unidad Popular (UP) y el gobierno del ex presidente compañero Salvador Allende, la Agrupación Nacional de Empleados Fiscales –ANEF- quiere relevar el legado de lucha, consecuencia y honradez del proyecto de la UP. 50 años después, nos enfrentamos a una revuelta social contra el abuso y los privilegios en todas sus formas. Esto resulta aún más relevante cuando se da en un contexto de pandemia, y cuando se vice un proceso constituyente, el cual promueve y posibilita un acuerdo de cambio constitucional vía plebiscito; cuestionado por su forma, pero apoyado por la inmensa mayoría de chilenos y chilenas, que ven en éste la posibilidad de recuperar derechos perdidos un 11 de septiembre de 1973.

Uno de los grandes desafíos del proyecto de la Unidad Popular fue realizar cambios profundos en la sociedad chilena, otorgándole al Estado un rol preponderante  en aquella transformación. Su programa básico de gobierno contemplaba la construcción de un Estado Popular y una independencia económica del país. Para nuestra Confederación las primeras 6 de las 40 medidas del gobierno del compañero Allende parecen más vigentes que nunca, sobre todo después de la revuelta social del 18 de octubre del 2019.

1). Supresión de sueldos fabulosos: Limitaremos los altos sueldos de los funcionarios de confianza. Terminaremos con la acumulación de cargos y sueldos. Terminaremos con los gestores administrativos y traficantes políticos. 

2).- No más asesores: Todo funcionario pertenecerá al escalafón común y ninguno estará al margen de las obligaciones del Estatuto Administrativo. En Chile no habrá más asesores.

3).- Honestidad Administrativa: Terminaremos con los favoritismos y los saltos de grados en la Administración Pública. Habrá desarrollo carrera funcionaria. Nadie será perseguido por sus ideas políticas o religiosas. Se atenderá a la eficiencia, la honradez y el buen trato con el público de los funcionarios de Gobierno. 

4).- No más viajes fastuosos al extranjero: Suprimiremos los viajes al extranjero de los funcionarios del régimen; salvo aquéllos indispensables para los intereses del Estado. 

5).- No más autos fiscales en diversiones: Los automóviles fiscales no podrán usarse bajo ningún pretexto con fines particulares. Los vehículos que queden disponibles se utilizarán para fines de servicio público, como transporte de escolares, traslados de enfermos de las poblaciones o vigilancia policial.

6).- El fisco no fabricará nuevos ricos: Estableceremos un control riguroso de las rentas y patrimonios de los altos funcionarios públicos, El gobierno dejará de ser una fábrica de nuevos ricos.

A través de la Ley 17.450, Salvador Allende nacionalizó la gran minería del cobre. Estableció que a las empresas mineras se les pagaría una indemnización, pero restándole las «utilidades excesivas» que habían obtenido durante los años anteriores, con este acto de justicia y soberanía, las empresas Anaconda y Kennecott terminaron debiéndole al Estado chileno cifras millonarias, dado sus excesivas utilidades.  El presidente Allende señaló: “Chile va a nacionalizar el cobre en virtud de un acto soberano. Acto soberano que incluso está consagrado en las resoluciones de las Naciones Unidas, que establecen que los países tienen derecho a nacionalizar sus riquezas básicas”. Se fortaleció el rol estatal para el desarrollo nacional del país, en áreas estratégicas. Se profundizó el proceso de reforma agraria, logrando la distribución de tierras de más de 4.400 predios.

Por otra parte, se da el índice más alto de sindicalización que se tenga registro, con un 30% de afiliación sindical. Un aumento de los sindicatos industriales, profesionales y agrícolas, también se fortalece y propicia la negociación colectiva ramal.

En el área de la salud se mejoró el equipamiento de los hospitales y se estableció un programa de distribución de medio litro de leche diaria a cada niño. En educación se impulsó la enseñanza preescolar, básica e industrial, además de ampliarse el acceso a la universidad. Se creó la editorial Quimantú y las nuevas propuestas musicales, como la Nueva Canción Chilena. En fin, el país vivió un periodo de transformación social que poco a poco levantó la ira de los grandes capitales, y la derecha chilena, quienes haciendo uso de las FF.AA y de Orden, un 11 de septiembre de 1973 terminaron con el proyecto de la Unidad Popular y con la vida de cientos de miles de chilenos y chilenas que la apoyaron y cantaron por esta causa.

Cincuenta años después, con un proceso constituyente en curso, mantenemos la obligación de establecer un Estado de derecho social y democrático, al servicio de las mayorías del país, garantizando el progreso del conjunto de la sociedad con una estrategia de desarrollo integral con calidad de vida para la ciudadanía, para alcanzar el pleno ejercicio de sus derechos políticos, económicos, sociales, laborales y culturales. 

Por ello, ANEF mantiene  un sindicalismo socio-político, trabajando día a día para fortalecer la vinculación con los movimientos sociales y sindicales organizados, para alcanzar  las transformaciones necesarias para construir una sociedad con mayores niveles de libertad, democracia y justicia social.

Las demandas estampadas en las cuarenta medidas del gobierno democrático del compañero Salvador Allende están más vigentes que nunca.

“La historia es nuestra y la hacen los pueblos”

DIRECTORIO NACIONAL ANEF

 

Compartir